¿Qué es la gestión de Activos de Energías renovables y qué pueden aprender de ello los mercados emergentes?

 
 
Asset management.jpeg
 
 
 

La gestión de activos de energías renovables hace el seguimiento y administra activos físicos, como una planta solar o un parque eólico, en todas las etapas de su ciclo de vida.

La gestión exitosa de activos renovables garantiza la recopilación continua de todos los datos, documentos, hitos y eventos relacionados con el ciclo de vida de este activo.

Un activo eólico, por ejemplo, tiene una expectativa de vida de al menos 12-15 años. Una solución que permita gestionar su ciclo de vida de forma profesional ayudará a darle servicio al activo de manera correcta y eficiente durante ese período e, incluso, pudiera extender su tiempo en operación. Además de lo anterior, un activo bien documentado tiene más probabilidades de ser vendido a un mejor precio o de ser refinanciado en mejores términos.    

Estas son algunas de las formas en las que mercados emergentes, como América Latina, pueden aprender de los aciertos y errores de mercados maduros, como los de Europa y Norteamérica. En este artículo, les presentamos algunos de los conceptos básicos.   

 

¿Qué hace un administrador de activos de energía renovable?

Los administradores de activos de energías renovables son responsables de gestionar las obligaciones de una amplia gama de documentos de proyectos no estandarizados, como Acuerdos de Compra de Energía (PPA), arrendamientos, contratos de crédito y acuerdos con proveedores y las comunidades donde se van a desarrollar los proyectos, así como los contratos de Operación y Mantenimiento.

Como garante de dichos activos, los administradores deben tener claro qué dicen los acuerdos, cuáles son las responsabilidades de las diferentes partes y cuándo son las fechas límite  establecidos por cada una de ellas. Así mismo, deben dar cumplimiento a las obligaciones regulatorias, resolver problemas comerciales y técnicos, controlar el rendimiento y eficiencia, crear facturas, realizar pagos, renovar contratos, emitir certificados, interactuar con las comunidades, clientes y proveedores, rastrear garantías, seguros o reclamaciones comerciales, preparar y analizar presupuestos y enviar informes a inversionistas y bancos.

De la mano con el crecimiento de su portafolio y de la industria en sí, incrementar la eficiencia en este tipo de tareas se vuelven esencial y relevante a la hora de buscar optimizar la generación de energía con recursos renovables y la gestión de sus activos.
 

¿La administración de activos es lo mismo que O&M?

Como pioneros en este campo, sabemos que la gestión de activos de energías renovables es un término nuevo que puede llegar a confundirse con el de operación y mantenimiento (O&M) de las plantas de energía renovable.

Las actividades de O&M se desarrollan en terreno incluyendo la reparación de los equipos técnicos de la planta, control de la vegetación y temas de seguridad.   

Por el contrario, la gestión de activos consiste en las actividades financieras, comerciales y administrativas necesarias para garantizar la optimización de todo el ciclo de vida de un activo. A su vez, a medida que la industria crece también lo hacen las responsabilidades de los administradores de dichos activos.

Estos administradores han notado que documentar toda esta información en hojas de cálculo ha dejado de ser eficiente. Es por esto que, dentro de un entorno legal cada vez más complejo y en constante cambio, es necesario una organización detallada y transparente si se busca tener éxito dentro de la industria.

Brindarle a los miembros del equipo una visión completa y transparente de todos los activos es crucial. Información relevante que va desde las obligaciones de cumplimiento hasta el análisis de los indicadores de desempeño son ahora parte también del ámbito de responsabilidades de los administradores de activos.  

Paralelo al crecimiento de la industria también han surgido soluciones de software para la administración de energía renovable, tales como BluePoint. Estos sistemas proporcionan a los administradores y propietarios el conjunto de herramientas necesarias para centralizar y documentar toda la información de los activos y optimizar sus procesos de gestión, cerrando así la brecha entre personas, datos y proyectos dentro de la organización.

 

¿Por qué es importante la gestión de energía renovable?

Los inversionistas en este sector desean controlar principalmente los riesgos potenciales y   obtener los rendimientos esperados. Esta es una de las principales razones por la cual un administrador de activos debe asegurarse de que toda la información crítica y sensible de un proyecto para su desarrollo y puesta en marcha se cumplan de manera oportuna y precisa. De lo contrario, pone a la empresa en un nivel de riesgo elevado con posibles repercusiones legales y financieras.

 

¿Qué pueden aprender los mercados solares y eólicos emergentes de aquellos más desarrollados?

Mercados emergentes, como el de América Latina (LATAM), pueden aprender mucho de mercados más maduros, como el de Europa y Norteamérica, que ya han experimentado por prueba y error en el campo de la administración de activos con portafolios solares y eólicos. Aunque cada mercado tiene sus características propias, existen conceptos de buenas prácticas y herramientas que pueden ayudarlos a ser más eficientes y competitivos y a desarrollar ventajas frente a sus competidores.

La legislación y la rápida transformación del mercado exigen una administración precisa y clara. Estar al tanto de algunas de las mejores prácticas en gestión de contratos y cumplimientos le dará a su empresa una ventaja significativa y le permitirá crecer. No estar al tanto de sus obligaciones y dejarlas vencer puede resultar en una multa o incumplimiento. Se pueden tomar medidas simples con las que puede asegurar el estar organizado y listo con sus obligaciones, incluso antes de sus respectivas fechas de caducidad.     

Crear prácticas de gestión escalables desde el principio permitirá que su empresa prospere a un paso preciso y dinámico. Esto significa hacer un seguimiento estricto de su auditoría interna, documentar y centralizar datos. De esta manera, tendrá una visión más completa y transparente de los activos que administra, lo que reducirá sus niveles de riesgos, lo hará más eficiente y lo llevará a ser más competitivo.